La pasta es seguramente, una de las pocas elaboraciones de la humanidad que continúan vigentes y reinventándose. ¡Existen referencias de platos de pasta que datan del siglo III a.C.! Desde la famosa lasagna a los fidelli inmortales, cualquier forma de pasta tiene interesantes historias.

La pasta tagliatelle, originaria de la región de Emilia Romagna, específicamente de Bologna al norte de Italia, es ideal para esta receta ya que va muy bien con salsas cremosas vegetales; y combinada con el color purpúreo que le brindan las antocianinas a la col lombarda... el resultado sin duda, será espectacular, ¡tanto a la vista como al paladar!

LA COL LOMBARDA PROVIENE DE...
La col lombarda fue introducida a Europa por grupos de nómadas celtas y nórdicos. Sea cual sea su variedad, la col o repollo es un alimento básico entre muchos países de todo el mundo: desde el chucrut de Alemania, hasta el kimchi de Corea.

SÚPER PODERES
Tiene propiedades anticancerígenas
Es rica en vitaminas A y C, ¡un gran antioxidante!
Beneficia el tracto intestinal y la digestión
Reduce la inflamación y la tensión

SABÍAS QUÉ...
El color de las hojas de la col lombarda se debe a las antocianinas y puede variar según su pH. Si la col ha crecido en suelos ácidos, las hojas serán más rojas, y si ha crecido en suelos alcalinos, serán más azules.

¡A COCINAR!
La base de la receta será la pasta, una elaboración milenaria a base de trigo, con historias infinitas y formatos para todos los gustos. ¡Puedes emplear el tipo de pasta que más te guste, desde fazzoletti y gnocchi hasta orecchiette vermicelli!
4 Personas - 40 minutos

Necesitaremos:
· 600 g de pasta tagliatelle
· 1 col lombarda pequeña
· 50 g de harina integral
· 100 g de avellanas tostadas
· 2 cucharadas de aceite de oliva
· Sal
· Agua

¡Elegid todos los ingredientes que queráis añadir!

  • Queso parmesano
  • Salmón ahumado
  • Albahaca
  • Setas deshidratadas
  • Aceitunas verdes
  • ¿Qué añadiríais vosotros?

A modo de sugerencia, nosotros hemos añadido a nuestra pasta queso parmesano y más avellanas.

¡Ahora sí, manos a la obra!
1. Pica la col lombarda y ponla a cocer por 5 minutos en agua hirviendo; retira del fuego y reserva tanto el agua como la col.
2. En una olla pon agua, una pizca de sal y 1 cucharada de aceite de oliva. Al hervir el agua, añade la pasta y cocínala durante 10 o 12 minutos hasta que esté al dente (firme pero no dura). Retírala del fuego, cuela el exceso de agua y reserva.
3. Tritura la col con un poco del agua reservada, las avellanas y el aceite de oliva restante hasta conseguir una crema suave. Añade sal si hace falta y sírvela sobre la pasta decorando con todos los ingredientes seleccionados. ¡Delicioso y colorido!
4. ¡No olvidéis compartir con nosotros la foto de vuestras recetas con el hashtag #coloureat en nuestras redes sociales! @Earthinkers

Salsa de col lombarda